CONOCER LA CIUDAD DE IBIZA "VILA"

Una pequeña capital

 

     La ciudad de Ibiza es llamada "Vila" por sus autóctonos y constituye la capital de la isla. Está ubicada a los pies de una colina y en lo mas alto de esta colina, está situado el Barrio Antiguo o Dalt Vila. Lo más atractivo de la ciudad es el ambiente que en ella reina, la zona del puerto llena de todo tipo de bares, pubs y tiendas y Dalt Vila con su recinto defensivo.

     El Palacio Episcopal, el ayuntamiento (antiguo convento Dominico), el castillo que domina la ciudad y por supuesto la catedral (del siglo XIV) y las murallas renacentistas del siglo XVI, ambas incluidas en el conjunto histórico artístico de Dalt Vila declaradas en 1999 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, son las mayores monumentos a destacar.

     Además cuenta con una de las más grandes necrópolis de época púnica con cerca de 3.000 hipogeos excavados en la roca en una loma cercana a la ciudad llamada Puig des Molins.

Barrio de La marina
     El puerto de Ibiza es uno de los lugares más emblemáticos de la isla y un lugar recomendado. Se encuentra enclavado entre el mar y las Murallas de Ibiza y eran las de casas de los pescadores. A dia de hoy la mayoría están reconvertidas en locales comerciales o bares de copas.



Existe un mercadillo hippie que se extiende a lo largo de las calles, por las cuales tambien discurren las terrazas, los espectáculos de las discotecas las tiendas de todo tipo por la que la gente pasea para disfrutar del ambiente, tomarse algo o realizar compras. Uno de los grandes atractivos nocturnos de la zona es ver pasar los llamativos pasacalles de las discotecas de Ibiza para atraer a la gente a la discoteca que patrocinan, aunque ver el pasacalles por el puerto ya es todo un espectáculo.
Dalt Vila
     La fortaleza de Dalt Vila está integrada en la vida cotidiana de sus gentes, desde el desayuno a las compras pasando por las copas, y constituye el marco incomparable de los grandes eventos artísticos, sociales y culturales de la isla. La muralla renacentista está constituida por siete baluartes. El de Sant Pere, también llamado Es Portal Nou, es una de las entradas al recinto, junto al parque Reina Sofía. En este acceso se colocaban los soldados para hacer frente a los enemigos y hoy en día es escenario incomparable de conciertos al aire libre.

Otra puerta de acceso a Dalt Vila es el Portal de ses Taules, donde se ubica el espectacular patio de armas y, a continuación, la Plaça de Vila, llena de coquetos restaurantes, galerías de arte y tiendas de artesanía, rodeadas por un marco de piedra que respira historia por todas las grietas. Siguiendo el ascenso, se encontrarán con la calle de Sa Carrosa, desde donde podrán acceder al baularte de Santa Llúcia, que acoge el antiguo polvorín, que data del siglo XVIII. Es otro lugar fantástico para contemplar la maravillosa vista del puerto de Eivissa y la bahía. A mitad de camino encontrarán una estatua de bronce sentada en un banco. Se trata de don Isidor Macabich, sacerdote e historiador que profundizó como antes nadie había hecho en las raíces del pasado de la isla. Desde su actual enclave, saluda a los visitantes y les invita a hacer un alto en el camino para mirar alrededor y saborear el legado histórico y cultural de Ibiza.

     Todo el recorrido está señalizado. El tramo de muralla que va desde este baluarte al de Sant Jordi pasa por la Ronda Calvi, donde pueden observar restos de la antigua muralla musulmana desenterrados por los arqueólogos. El siguiente baluarte, el de Sant Bernat, ofrece una vista sin igual hacia Formentera y Ses Salines, desde donde la artillería se preparaba para la defensa de los ataques marítimos. Justo debajo, se encuentra el túnel de Es Soto Fosc, un pasadizo que conduce fuera del recinto. El Baluarte de Santa Tecla está ubicado al Este de la Catedral y desde ahí continúa un breve tramo de la muralla que acaba confundiéndose con el acantilado, que hace las veces de muralla natural y de privilegiado mirador hacia el mar. Debajo del revellín existe un túnel que conduce hasta el Ayuntamiento de Eivissa.
     Continuando el recorrido se llega al baluarte de Sant Joan, que fue adaptado en los años 60 como nueva entrada a Dalt Vila también para vehículos, aunque sólo tienen acceso hasta allí los residentes residentes y los clientes alojados en los hoteles de la zona. Es necesario disponer de una tarjeta que concede el Ayuntamiento para entrar con coche.

La construcción de la muralla renacentista de Eivissa se inscribe dentro del plan de modernización de las defensas costeras del Mediterráneo, impulsado por Carlos I y Felipe II para mantener y defender los territorios de la Corona española en una época de conflictos bélicos con Francia y el imperio otomano.

Cuando los piratas turcos y berberiscos entraron en declive y la isla dejó de ser el blanco de nuevos ataques, la acrópolis quedó en pie para la posteridad como testimonio de aquella época y hoy es Patrimonio de toda la Humanidad, por declaración de la Unesco
Marina Botafoch
     La Ibiza Nueva o Marina Botafoch como es autoctonamente conocida por su puerto deportivo, alberga a los lujosos yates de algunas de las personas mas ricas del mundo. Alrededor de estos dos puertos deportivos se edifican hoteles, apartamentos, bares y clubs nocturnos. El paseo Juan Carlos I o paseo maritimo es un agradable recorrido a realizar ya sea de dia o de noche por sus vistas a Dalt Vila y sus numerosas embarcaciones de lujo.

Por la noche, se puede disfrutan de una cena gourmet con espectáculo en la sofisticada discoteca Lío o en la discoteca Heart y toda la zona queda muy concurrida ya que después de cenar la gente se reúne en los numerosos bares o en el Casino de Ibiza para terminar la noche en la discoteca Pacha

Talamanca
     Talamanca, la playa más popular y familiar de la ciudad de Ibiza, a tan sólo 15 minutos a pie del centro, es larga y ancha, con arena blanca y fina, y de origen natural. Tranquila y de aguas cristalinas, con fondo de arena y vegetación submarina. De fácil acceso y con una amplia oferta de servicios como duchas y consignas y líneas regulares de autobuses y barcos.

Suficientes bares y restaurantes para elegir y hasta actividades lúdicas, deportivas, infantiles y gratuitas durante los meses de invierno.
Dimensiones: 400 m. de longitud y 25 m. de anchura

Orientación: Sudeste.

Sustrato: Arena natural de grano grueso de color tostado.

Fondo marino: Arena. Escasa profundidad con suave aumento gradual.

Entorno: Residencial, turístico.

Localización: A 2 Km. del centro de Ibiza.
Figueretes
     Está dotada de todo tipo de servicios tales como hamacas, sombrillas, duchas, acceso para discapacitados, restaurantes, bares y tiendas .

El Paseo Marítimo de Ses Figueretes es frenético durante todo el año. En verano, no sólo es el punto de salida y regreso de pequeños ferries sino que además acoge por la noche su popular mercadillo de artesanía. Con buenas vistas al reciento amurallado de Dalt Vila, Figueretes está unida a Platja d’en Bossa a través de un pequeño puerto con botes de pesca.
Dimensiones:200 m. de longitud y 25 m. de anchura.

Orientación: Sudeste .

Sustrato: Arena fina natural de grano grueso color tostado.

Fondo marino: Arena. Escasa profundidad con suave aumento gradual.

Entorno: Urbano.

Localización: A 9 Km. de Eivissa dirección Sur.
Platja d'en Bossa
     Compartida con el municipio de Sant Josep, es una de las playas más largas de la isla. En invierno resulta paradisíaco un largo paseo por su arena blanca. En verano es una de las más frecuentadas, ya que casi toda su extensión está jalonada por numerosos hoteles, restaurantes y diversos establecimientos comerciales. Esta zona, de fácil acceso y situada inmediatamente después de Ses Figueretes, es ideal para tomar el sol, bañarse, practicar deportes náuticos o ir de compras, ya que numerosos comercios se arremolinan en torno a la calle que discurre en paralelo al mar. A consecuencia de su orientación hacia al este y a su estructura abierta, la playa está expuesta a vientos más fuertes.

Dimensiones:2700 m. de longitud y 25 m. de anchura

Orientación: Este - Sureste.

Sustrato: Arena fina natural de color claro.

Fondo marino: Arena con algunas zonas rocosas. Escasa profundidad con aumento gradual.

Entorno: Urbano y turístico.

Localización: Comienza en el barrio de Ses Figueretes en Ibiza.

Catedral de Ibiza
     El convenio firmado en el año 1234 por Guillermo de Montgrí, Pedro de Portugal y Nunó Sanç, futuros conquistadores de las islas Pitiusas, fijaba como una de las primeras obligaciones la creación de una parroquia dedicada a Santa María, en la Villa de Eivissa. Esta parroquia ya fue una realidad, una vez asumida la conquista, el 8 de agosto del año 1235. En un primer momento se instaló en un edificio anterior, tal vez una mezquita musulmana readaptada al culto cristiano, aunque nunca ha podido demostrarse este hecho, a pesar de haberse realizado numerosas investigaciones arqueológicas.
     Los datos al alcance indican que a una construcción preexistente se le añadió por el lado de levante toda la unidad formada por el campanario de planta trapezoidal y el ábside poligonal con las cinco capillas. Se trata de una construcción muy maciza, de estilo gótico clásico, levantada en el siglo XIV. De este campanario, además, es necesario remarcar el importante conjunto de campanas de los siglos XVI y SVII, restauradas hace poco por la Consellería de Patrimonio. Está considerado por los entendidos como uno de los más relevantes en su género.
Baluarte de Sant Jaume
     En el Baluard de Sant Jaume, descendiendo por la Ronda Calvi, está representada la tecnología militar de los siglos XVI al XVIII. Este baluarte mira hacia poniente y las casamatas de sus flancos cubren las caras del baluarte de Sant Pere, al norte, y de Sant Jordi, al sur. Durante el siglo XVI proliferó el uso de armas de fuego: arcabuces y pistolas. Las piezas de artillería del siglo XVIII eran cañones más ligeros y disparaban bolas rígidas de hierro o botes de metralla que estallaban en el aire. Los morteros lanzaban granadas explosivas. Se exponen cañones, un mortero pesado, mosquetes, espadas, cascos, etc. que los visitantes se podrán probar.
Baluarte de Sant Pere
     En el Baluard de Sant Pere se visitan las casamatas en las que se proyectan audiovisuales explicativos sobre la construcción de la muralla renacentista. Este baluarte ocupa el extremo noroeste del recinto; por estar situado en un gran desnivel, es uno de los baluartes más complejos. Se accede a las casamatas por un túnel que conecta con el corredor del Portal Nou. En los flancos de los baluartes renacentistas se abrían las casamatas, que eran pequeños patios en los que se ubicaban las piezas de artillería. Aquí una unidad museográfica muestra cómo fue posible la construcción de una obra tan grandiosa como el recinto amurallado de Dalt Vila.
Necrópolis Puig des Molins
     A finales del siglo VII a.C., los fenicios se instalaron en el Puig de Vila y los alrededores y fundaron un establecimiento en la bahía de Ibiza que constituyó el núcleo originario de la ciudad. Fue entonces cuando la parte baja del Puig des Molins empezó a utilizarse como necrópolis y llegó a alcanzar una extensión de casi 10.000 m2 en una zona concreta al pie del monte.
     En época púnica (desde el siglo VI hasta finales del I a.C.), la necrópolis experimentó un crecimiento enorme como consecuencia del desarrollo de la ciudad. Su extensión era de, aproximadamente, 5 hectáreas. En época romana (siglos IV d.C.), el área del cementerio se extiende desde la parte baja del Puig des Molins hacia el norte, hasta llegar a la actual Avenida de España e, incluso, a la actual Calle Aragón en los siglos de la antigüedad tardía (VI-VII d.C.). Esta necrópolis fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999. Está ubicado en la Via Romana s/n
Monasterio de Sant Cristòfol
     El monasterio de San Cristóbal de Ibiza es, con mucha diferencia, la más antigua de las instituciones insulares vigentes. Su fundación se remonta al 16 de septiembre del año 1599, cuando cuatro devotas mujeres de la villa comenzaron vida comunitaria con la intención de fundar un cenobio. Eran tiempos de efervescencia religiosa y de deseos de reforma en la Iglesia, propiciada por el concilio de Trento, por lo que muy pronto se les agregaron otras dos aspirantes. El “beaterio” fue posible gracias a la magnanimidad del entonces Vicario General, Antonio Andreu, quien hizo donación de todos sus bienes y heredad y pasó a ser capellán y confesor del mismo. Antes había permutado su casa por la del presbítero Andrés Jover, situada en la Vila Mitjana, más adecuada para instalar el monasterio.
     A este legado se sumó la fortuna de una de las fundadoras, la viuda Catalina Aimeric. Para asegurar su futuro, la Universidad, órgano de gobierno local, concedió como limosna perpetua un dinero por cada modín de sal exportado. No había transcurrido un año cuando comenzaron las gestiones para dar forma a la nueva comunidad, siguiendo las directrices del mencionado concilio.

     Fallaron los primeros intentos de tres monjas clarisas de la ciudad de Tarragona, a cuyo obispado pertenecían las Pitiusas, por lo que, conseguido el permiso del obispo de Mallorca, vinieron tres monjas profesas del monasterio de Santa Magdalena de la ciudad de Palma.

Mercado Medieval
     Durante el segundo fin de semana de Mayo el casco antiguo de la ciudad de Eivissa, conocido con el nombre de Dalt Vila y parte del barrrio de La Marina, se transforman en un mercado medieval en el que hay lugar para vendedores ambulantes, magos, brujas, títeres, saltimbanquis, juglares, bufones, caballeros, princesas, príncipes, dragones, cetrería, artistas y artesanos, comidas típicas de la época, llenan de color y ambiente todo el recinto amurallado de la ciudad vieja de Ibiza. Es la puesta en escena de una gran fiesta con la que el Ayuntamiento de Eivissa celebra la declaración, por parte de la Unesco, de cuatro elementos naturales y culturales de la isla como Patrimonio de la Humanidad . Dicha declaración tuvo lugar en diciembre del año 1999 Las calles se adornan con telas y banderas y recuerdan a la Eivissa medieval de siglos pasados. Allí mismo se habilitan lugares de venta de todo tipo de productos artesanos pertenecientes a las culturas citadas, incluida la tradicional ibicenca.
Fiesta de la Tierra (5 de agosto)
     La isla de Ibiza homenajea a su patrona Santa María de las Nieves dando paso a 3 dias de fiesta. Actividades lúdicas y culturales, conciertos al aire libre, desfiles, eventos... que rodean a los tradicionales actos religiosos. En este día tienen lugar la entrega de la Medalla de oro de la Ciudad de Eivissa, el concierto de Santa María, precedido del pregón, y por último el castillo de fuegos artificiales. Al día siguiente, el 6 de agosto, siguiendo con la tradición, se celebra San Salvador (patrón de la marina ibocenca), que se conmemora con una misa en la Iglesia de Sant Telmo y con un acto de homenaje a los corsarios y a la gente del mar en el muelle pesquero. Por último, el 8 de agosto, con motivo de la festividad de San Ciriaco, se celebra una misa en su honor en la catedral y más tarde, las parroquias desfilan en procesión por la ciudad.
Fiesta del 8 de agosto
     La Ciudad de Ibiza vive el 8 de agosto, festividad de Sant Ciriac, un día grande de fiesta. Celebra que en un día como hoy, allá por el año 1235, el Arzobispo de Tarragona, Guillem de Montgrí, conquistara Ibiza. Esta conquista se realizó por la orden de Jaume I.

Un día de fiesta que comienza por la mañana con una ceremonia en la catedral y una ofrenda flora. Despues se celebra una comida popular en el Puig des Molins y por la noche, toda la isla, se reune alrededor del puerto para ver los fuegos artificiales despues de cenar. La parte más moderna del programa de actos incluye conciertos de música pop-rock, espectáculos variados y un amplio abanico de actividades para niños. No pueden faltar tampoco las exhibiciones folklóricas para dar a conocer las tradiciones culturales de nuestra ciudad. En nuestras fiestas también ocupan un lugar destacado las actividades deportivas, como es el caso de la travesía popular de natación, el trofeo Eivissa en festes de petanca y de ciclismo y, por último, la Milla Urbana Popular Ciutat d’Eivissa de atletismo.
Ball Pagès. Baile tradicional
     Lejos de perder el folklore tradicional, Ibiza conserva y protege sus costumbres y es habitual que en acontecimientos y fiestas patronales de cada localidad haya demostraciones de este baile tradicional en los alrededores de las iglesias y en los pozos más antiguos (ballades).

      El "Ball Pagès" se caracteriza por el desgaste físico del hombre, mientras que la mujer muestra una actitud sumisa. El hombre gira alrededor de la mujer, a quien no le puede dar la espalda. La música se hace con el tambor, la flauta, las castañuelas y el espadón; siendo los “sonadores” los encargados de tocar los instrumentos de viento y percusión, y el “ballador” el encargado de las castañuelas. Los bailarines van vestidos con la indumentaria tradicional ibicenca y además las mujeres la decoran con la “emprendada” que son collares, joyas y cruces de oro (también van ataviados con pendientes y anillos)
     Hasta la década de 1930, los bailes, eran muy activos en toda la clase de fiestas familiares (matanzas, fiestas patronales, fiestas en los pozos, bodas…) pero después de esta década fueron considerados despectivos. En la época de la Transición se volvieron a recuperar como elemento de cultura autóctono y hoy en día son “les colles” (agrupaciones folclóricas) las que se encargan de llevarlas a cabo.
    Las “ballades” (bailes típicos) en pozos y fuentes se llevan a cabo en verano, y conmemoran la finalización de la recolecta y los trabajos del campo. También rinden culto al agua, de ahí que se celebren en los pozos y fuentes.

Cada viernes de los meses de junio a septiembre, en el baluarte de Sant Pere, en Dalt vila, en Ibiza ciudad. Junio y Septiembre a las 21.00 horas. Julio y Agosto a las 21.30. El precio es de 1 euro
     En lo que respecta a los bailes, hay tres tipos de danzas tradicionales “sa curta”, “sa llarga” y “ses nou rodades” además, "les colles", han introducido en las ultimas décadas nuevos bailes, todas, variantes de “sa llarga” (“sa filera”, “ses dos balladores” y “es canvi de parella”). Y los trajes tradicionales; en las mujeres, dispone de la "gonella negra amb mantellina" (vestido de negro com mantillo), la "gonella negra amb capell" (vestido negro con sombrero), el vestido blanco (el mas usado en el baile) y el de color. En lo que respecta a la vestimenta masculina, también dispone de los trajes blancos, tanto el de "drap" como el de hilo y el traje de lana negro (gonella).
Vinos y licores Ibicencos
      Los ibicencos, sienten una auténtica devoción por los productos frescos y naturales. Antiguamente, las casas de campo se autoabastecian con su propia huerta, sus árboles frutales y su granja de animales y todavía existen muchos hogares que mantienen esta tradición.

     También, el mar, proporciona un surtido fabuloso de pescados y mariscos, que se pueden degustar nada más salir del mar. Y los bosques ofrecen deliciosos revollones que proliferan bajo la pinocha de los pinos o los espárragos que crecen por los laterales de las "feixas".

      El recetario ibicenco es rico en arroces, platos con ave o cordero, guisos, pescados horneados, repostería…En Ibiza se elaboran hoy en día numerosos productos gastronómicos como aceites de oliva virgen extra, vinos blancos y tintos, licor de hierbas, quesos, embutidos, mermeladas, miel… y aqui os detallamos la mayoria de ellos:
       Vino: La elaboración del vino la iniciaron los fenicios en el siglo VII aC y desde que los romanos introdujeron nuevas técnicas de cultivo se mejoraron los procesos de vinificación y el arte de la elaboración del vino para consumo propio. Esta tradición se ha transmitido de padres a hijos hasta hoy. La elaboración del vino se realiza en una prensa o pisando la uva dentro de un barreño, a partir de ahí se le añade azúcar y frígola y se deja macerar aproximadamente una semana en un barril para que tome sabor y alcohol. Se pasa a barriles para su posterior embotellación después de unos 2 meses.
 
 
     Frígola: La flor del tomillo se ha usado en Ibiza para muchas aplicaciones ya que contiene aceites esenciales muy aromáticos y tiene propiedades curativas. Pero además es el ingrediente básico de la "frígola", licor estomacal que suele prepararse al destilarse en aguardiente las hojas y flores del tomillo. Despues se le añade azúcar, se mezcla, se filtra y se guarda en botellas para que macere. El resultado es un licor dulce de color anaranjado, poco denso, muy aromático y de unos 30 º de graduación. Es digestivo, y se toma habitualmente después de las comidas, solo o con hielo.  
       Hiervas Ibicencas: Desde hace mucho tiempo, los pitiusos, conocian bien las propiedades medicinales de muchas plantas silvestres. Dadas las propiedades amargas de algunas de estas plantas, se fue añadiendo azúcar a las infusiones. Y esta costumbre se mantuvo para terminar elaborando las "herbes dolçes". La elaboración es simple y basta con macerar con anís algunas de estas hiervas: romero, yerba luisa, yerba buena, "frígola", laurel, hoja de limón, ruda, camamila, salvia, menta salvaje, astillas de enebro, corteza de limón e hinojo florido (la cantidad y tipo de hierbas varía según la receta de la casa). Después hay que guardar las botellas en un lugar fresco y seco durante un mínimo de tres meses.
 
Gastronomia (Platos típico Ibicencos)
      Los ibicencos, sienten una auténtica devoción por los productos frescos y naturales. Antiguamente, las casas de campo se autoabastecian con su propia huerta, sus árboles frutales y su granja de animales y todavía existen muchos hogares que mantienen esta tradición.

     También, el mar, proporciona un surtido fabuloso de pescados y mariscos, que se pueden degustar nada más salir del mar. Y los bosques ofrecen deliciosos revollones que proliferan bajo la pinocha de los pinos o los espárragos que crecen por los laterales de las "feixas".

      El recetario ibicenco es rico en arroces, platos con ave o cordero, guisos, pescados horneados, repostería…En Ibiza se elaboran hoy en día numerosos productos gastronómicos como aceites de oliva virgen extra, vinos blancos y tintos, licor de hierbas, quesos, embutidos, mermeladas, miel… y aqui os detallamos la mayoria de ellos:
       Bullit de Peix: En una tierra marinera como Ibiza no podían faltar las recetas elaboradas con los manjares que proporciona el mar. Se trata de un delicioso guiso de patatas con pescados y un poco de verdura. Los pescado varían entre mero, emperador, gallo y raya entre otros. Se cocina en una "greixonera", la típica cazuela de barro de las Illes Balears.  
       Borrida de Rajada: Un exquisito y tradicional plato del Mediterráneo, muy arraigado en la gastronomía popular de Ibiza y Formentera, donde se prepara de forma muy especial. En las Pitiusas, la raya (rajada) es protagonista de varias recetas. Se prepara con trozos de este pescado, marinados con sal y zumo de limón, que luego se enjuagan y hierven en muy poca agua. Aparte, en un mortero, se pican dos cabezas de ajo, una galleta o pan tostado, perejil, almendras tostadas y pimienta. Se mezcla esta picada con huevo batido y aceite, y se esparce sobre los trozos de raya, dejándolo cocer todo a fuego lento.  
       Sofrit Pagès: Un plato contundente de Ibiza y Formentera, que se hace con patatas, carne y especias. Se elabora preparando primero un buen caldo de gallina y cordero. Luego se hace un sofrito con manteca de cerdo, ajo, sobrasada, botifarró, perejil y patatas cortadas a dados. Cuando están bien fritas, se añaden unas cucharadas del caldo, la carne hervida y troceada y especias al gusto como sal, pimienta, canela, azafrán, ajo, pimientón, perejil, clavo, azafrán y/o pimienta... (dependiendo del cocinero) Y se deja cocer todo a fuego muy lento hasta que el caldo se ha reducido.  
       Arroz de matanza: Es un plato muy popular en Ibiza, típico de las casas donde todavía se lleva a cabo la matanza del cerdo y en las antiguas bodegas; convertidas hoy en dia en excelentes restaurantes de cocina tradicional. Se elabora en una olla, un caldo, troceando menudamente y sofriendo, asaduras y despojos de cerdo (lo que no es propiamente carne), cebollas tiernas y pimiento, todo ello condimentado con unas ramitas de hinojo, ajo, laurel y guindilla. Cuando ya esta todo en la olla y el caldo este preparado, se añade el arroz.  
       Ensalada Pagesa: La gastronomía tradicional pitiusa proviene de una sociedad en la que se aprovechaba al máximo los recursos naturales que ofrecía la propia isla: las huertas y la ganadería eran y son unos de los mas importantes. Para su elaboración basta con mezclar en un bol todos los ingredientes: pimientos rojos asados en tiras, patatas hervidas en tacos, huevo cocido, pimiento verde, tomates y cebolla troceados en tacos. Aliñar con sal y abundante aceite de oliva.  
Postres Típicos Ibicencos
      Los ibicencos, sienten una auténtica devoción por los productos frescos y naturales. Antiguamente, las casas de campo se autoabastecian con su propia huerta, sus árboles frutales y su granja de animales y todavía existen muchos hogares que mantienen esta tradición.

     También, el mar, proporciona un surtido fabuloso de pescados y mariscos, que se pueden degustar nada más salir del mar. Y los bosques ofrecen deliciosos revollones que proliferan bajo la pinocha de los pinos o los espárragos que crecen por los laterales de las "feixas".

      El recetario ibicenco es rico en arroces, platos con ave o cordero, guisos, pescados horneados, repostería…En Ibiza se elaboran hoy en día numerosos productos gastronómicos como aceites de oliva virgen extra, vinos blancos y tintos, licor de hierbas, quesos, embutidos, mermeladas, miel… y aqui os detallamos la mayoria de ellos:
     Salsa de Nadal: Es todo un símbolo y una tradición de esta época del año(Navidad). Se prepara una vez al año en grandes cantidades, y se consume durante los días de Navidad, como postre o aperitivo, mojando en ella bizcocho llamado "bescuit de Nadal". La salsa se elabora a partir de un caldo de carne que se mezcla con pasta de almendras, azúcar, canela y especias. El resultado es una salsa líquida, más o menos espesa.  
       Buñuelos: Este tipo de dulce, casi siempre, aparece en las fiestas y celebraciones. Se elaboran con una pasta hecha a base de harina, huevo batido, rayado de limón, leche, azúcar y patata. Se mezcla todos los ingredientes hasta que queden bien integrados. Entonces se calienta abundante aceite en una sartén honda, y se fríe la masa dejándola caer a cucharadas. Una vez listos y tibios se espolvorean con azúcar.
     Orelletes: Antiguamente se preparaban sólo para festejar eventos, como bodas y otras celebraciones, pero hoy pueden encontrarse en las pastelerías y hornos de las islas durante todo el año. Su nombre proviene de su singular forma, similar al contorno de una oreja. Curiosamente, en algunas poblaciones confeccionan este dulce dándole una presentación característica propia en forma de flor. Se elaboran con una mezcla de huevos, harina, licor de anís, azúcar y aceite de oliva. Una vez obtenida la masa, se les da forma y se fríen a fuego lento, en aceite muy caliente. Cuando están frías se espolvorean con azúcar.
     Flaò: Antiguamente, cada plato típico de las pitiüses se consumía en una determinada época del año y este está asociado a las fechas de Pascua y se preparaba para el domingo de Resurrección. Se prepara en un molde o "flaonera" extendiendo la masa (compuesta de harina, agua, aceite, manteca de cerdo y un pequeño chorro de anís) de consistencia más bien dura, en capa fina. En un recipiente se mezclan todos los ingredientes del relleno (compuesto por huevos, azúcar, queso y unas hojas de hierbabuena) y se vierte sobre la masa. Se hornea a temperatura moderada de 30 a 40 minutos y, una vez frío, se cubre con una capa de azúcar molido.
     Greixonera: Este dulce típico de las pitiusas se atribuye a las celebraciones familiares y era una receta utilizada para aprovechar las ensaimadas del día anterior. Podría definirse como un "pudding" perfumado con canela. Los ingredientes utilizados son las ensaimadas, huevos, leche, azucar, limón, canela y mantequilla. Todo esto se mezclan y se echan en una "greixonera" o cazuela de barro plana. En un horno a temperatura moderada se cuece durante media hora. Antes de desmontarlo hay que dejar que se enfríe; después se espolvorea con canela en polvo.
Gastronomia Típica Variada
      Los ibicencos, sienten una auténtica devoción por los productos frescos y naturales. Antiguamente, las casas de campo se autoabastecian con su propia huerta, sus árboles frutales y su granja de animales y todavía existen muchos hogares que mantienen esta tradición.

     También, el mar, proporciona un surtido fabuloso de pescados y mariscos, que se pueden degustar nada más salir del mar. Y los bosques ofrecen deliciosos revollones que proliferan bajo la pinocha de los pinos o los espárragos que crecen por los laterales de las "feixas".

      El recetario ibicenco es rico en arroces, platos con ave o cordero, guisos, pescados horneados, repostería…En Ibiza se elaboran hoy en día numerosos productos gastronómicos como aceites de oliva virgen extra, vinos blancos y tintos, licor de hierbas, quesos, embutidos, mermeladas, miel… y aqui os detallamos la mayoria de ellos:
     Panades i robiols: Las "panades" son pastas de masa sin levadura con forma de caja cilíndrica y con cubrimiento hecho de la misma masa. El relleno puede ser de carne, pescado o guisantes, aunque las más típicas son las elaboradas con carne de cordero, que en los días de Pascua es más sabrosa. Las "panades" de pescado eran más típicas de la Cuaresma. Los "robiols" son piezas de pasta de harina fina pastada con aceite, manteca y huevo, de forma semicircular y rellenas de confitura, requesón, crema o cabello de ángel. Se consumen por Pascua ya que según la tradición cristiana no se puede comer carne los últimos dias de la Cuaresma.
     Panellets: Cada primero de noviembre, día de Todos los Santos, las familias se reúnen para rendir culto a sus antepasados visitándolos en el cementerio, adornando sus lápidas con flores y degustando los postres típicos de tan señalada fecha. Los "panellets" son un producto de repostería realizado con almendra, azúcar y huevo y de gran consumo en las fechas próximas a Todos los Santos. Su masa es un mazapán al que se le añaden diferentes frutos secos (piñones, rayadura de coco, cobertura de chocolate...) que generan diversas formas y sabores.  
     La sobrasada se ha convertido en una de las señas de identidad de Ibiza. Nace de la necesidad de conservar la carne del cerdo y ss sin duda el producto más apreciado de las matanzas. Para hacer la sobrasada se elige la carne de mejor calidad, se corta, se le añade un poco de tocino (xulla) y se pica todo para que pueda mezclarse bien con el pimentón dulce, pimentón picante al gusto y sal. Despúes se mete toda la mezcla en los intestinos, previa limpieza de ellos, y se cuelgan para que empiece su transformación: pierden humedad, la masa se condensa y gana en aroma, sabor y color rojo. Pasado cierto tiempo ya tienen su aspecto característico y ya puede ser consumido. (Elemento rojo de la imagen)
El "butifarró" es otro producto que se elabora en las matanzas, estas se hacen con las partes llamadas sanguinosas: el corazón, la papada, el hígado, y la sangre. El proceso es similar al de la sobrasada: se pica, se adereza con varias especies y se embute en el intestino de cerdo. (Elemento negro de la imagen)
       Coca de Pebrera: La coca es una forma de preparar platos con mucha tradición en todo el Mediterráneo. Se invento para aprovechar la masa de pan que no se había hinchado. En vez de desechar esta masa, se cocían plana. Esta compuesta principalmente de pimiento rojo, tomate, cebolla y ajo. Con todo esto y un chorro de aceite de oliva se cuece al horno.  
       La miel Ibicenca tiene una calidad excelente, por la flora variada del mediterráneo y de la isla en particular, con mucha presencia de romero, alfalfa, tomillo, lavanda, naranjos... con una tradición milenaria y unas características fisicas, quimicas y organolépticas (sabor, textura, olor y color) dependiendo del tipo de miel. Una miel con todas las propiedades de la flora de la isla.