CONOCER SANT JOAN DE LABRITJA

Para los amantes de la naturaleza y de la tranquilidad

 

     El municipio de Sant Joan de Labritja, está situado en la parte Norte de la isla de Ibiza. Tiene una extensión de 121 Km, y una población que ronda los 5.500 habitantes, distribuida entre las cuatro parroquias que lo conforman: Sant Joan, Sant Miquel, Sant Vicent y Sant Llorenç. Los principales núcleos turísticos del Municipio son Cala de Portinatx (Sant Joan), Port de Sant Miquel y Cala de Sant Vicent, los cuales cuentan con todo tipo de servicios para los visitantes.

     Son muchos los que tras conocer sus rincones vírgenes, su flora, fauna, cultura y gentes se preguntan porqué no había elegido antes un lugar que invita al descanso, a la armonía y que exhibe atractivos únicos en todas las épocas del año. Sus costas nos exhiben algo más que playas, donde la fina arena, sus agua cristalinas, y un entorno de ensueño les llevará a disfrutar y descubrir un concepto distinto de la costa mediterránea. Esta área posee extensos bosques vírgenes con acantilados, torrentes y bancales de piedra además de extensiones rurales, donde se mantiene una forma de vida basada en la agricultura.

     En el municipio también encontraremos la zona "d´ es Amunts" que ocupa una superficie aproximada de 15.000ha y se encuentra a mas de 100 metros de altura sobre el nivel del mar, habiendo montañas que llegan a los 400 metros. Esta zona es la menos poblada del la isla de Ibiza debido a su dificultad para poder edificar y tiene un gran valor ecológico donde convive una fauna y una flora únicas.

Sant Joan de Labritja

     Es la capital del municipio. Es un pequeño pueblo, como todos los que integran el municipio, que consta de unos 169 habitantes el núcleo de población y 726 habitantes de población diseminada, aproximadamente.

     Dentro de ésta población se halla una de las zonas turísticas más importantes del municipio, PORTINATX, es un núcleo turístico con hoteles y apartamentos de unas 5.000 plazas. En esta zona turística, de gran belleza, pueden encontrase todo tipo de facilidades para practicar deportes acuáticos, así como una amplia oferta de servicios y de ocio. Portinatx cuenta con dos playas muy próximas, conocidas como s'Arenal Petit y s'Arenal Gros. En la parte final de la bahía, el llamado puerto, un lugar especialmente indicado para disfrutar del baño y de las aguas transparentes. Esta zona se caracteriza por pintorescas playas de arena entre cadenas montañosas pobladas de pinos.

     El patrón de la parroquia es San Juan Bautista, cuyas fiestas patronales se celebran el día 24 de junio y siendo el dia 23 (dia de la nit de Sant Joan) uno de los dias de más afluencia. En ellas se celebran diversos actos culturales que son comunes a todas las parroquias del Municipio (procesión, Ball Pagès, verbenas, teatro, misa,competiciones deportivas, etc). Lo más típico y característico de las fiestas de Sant Joan son los denominados “Focs de Sant Joan”, que son fuegos artificiales acompañados de tracas y petardos.
Sant Llorenç de Balafia

     Este es el único pueblo de Sant Joan de Labritja que carece de zona costera, ya que se ubica en la zona centro de la Isla pero es uno de los pueblos de Ibiza con mas historia y tradición. Tiene un alto número de población diseminada, unos 1.232 habitantes aproximadamente, quedando el núcleo de la población prácticamente deshabitado; constando únicamente la Iglesia y algunos edificios públicos y restaurantes.

     El pueblo cuenta con un area recreativa "Can Pere Musson" situada al lado de la iglesia, dónde se puede disfrutar de una comida en el campo. Hay parrillas dónde puede hacerse la comida, exceptuando las épocas de peligro de incendios forestales. Desde él, se puede acceder a un mirador (donde se puede divisar desde San Lorenzo hasta el mar) subiendo a la cima del Puig d’en Toni Musson. A lo largo del camino a la cima, hay diferentes hornos que se utilizaban para hacer carbón, cal o alquitrán.

       En la parte posterior de la iglesia encontramos un camino de tierra que nos lleva a un pequeño poblado denominado "Balàfia" y a la fuente de Balàfia, a lo largo de un agradable paseo. El poblado está constituido por las típicas casas características de la arquitectura pitiusa con torres de origen árabe, consideradas como monumento nacional de gran valor arquitectónico. Estas torres se construyeron en su día por familias de campesinos que moraban en las viviendas que las rodean, como torres de defensa donde se ocultaban y defendían de los numerosos ataques turcos a la Isla. Actualmente estas viviendas son de propiedad privada. Algunas de las casas que rodean al poblado también disponen de torres.
Sant Miquel de Balançat

     El pueblo de Sant Miquel, es el más grande del municipio. Se ha llegado a crear un núcleo de población de unos 314 habitantes y 910 habitantes de población diseminada.

     El pueblo de Sant Miquel, tiene una zona turística de gran importancia, denominada “PORT DE SANT MIQUELl” que es uno de los núcleos turísticos más importantes de Sant Joan. La cala, un antiguo puerto natural, posee hoteles en la ladera de la montaña que dan cara al mar, restaurantes en los que degustar el pescado fresco de la isla, comercios y locales de ocio. Su playa es muy bella y regala a la vista s'Illa des Bosc, un islote conectado a la orilla gracias a una lengua de tierra. La población turística de este complejo es de unas 1.500 plazas.

     Como lugar de interés en Sant Miquel, cabe destacar la “Cova de Can Marçà”, que se halla en un recodo del denominado Port de Sant Miquel. Es una cueva que antiguamente se había utilizado para entrar contrabando en la Isla y como refugio de los que lo traían. Hoy en día, aun pueden observarse señales dejadas por éstos en los lugares donde se depositaba el contrabando o señalando las diversas entradas y salidas. Es una cueva húmeda, con lagos interiores y numerosas estalactitas y estalagmitas formadas a lo largo del tiempo por la humedad y la roca caliza.

     Cabe destacar la cala de Benirras en la que todos los domingos se concentra gente para tocar los tambores y timbales hasta que se pone el sol, rodeados de montañas y con un agua cristalina. Ademas, todos los jueves (desde mayo hasta octubre), coincidiendo con la exhibición de baile “ball pagès” en los alrededores de la iglesia, hay un mercado de artesanos en la plaza de San Miguel.
Sant Vicent de sa Cala

     Es uno de los pueblos que integran el municipio de Sant Joan de Labritja, el núcleo de población es muy reducido, son 8 el número de habitantes censados en el mismo, siendo el resto, 289 habitantes, de población diseminada.

     Ya que el nucleo de la población es muy pequeño, el pueblo, tiene una zona turística, en su parte de la costa, con hoteles y urbanizaciones enmarcadas en el monte y cara a la costa, denominada "Cala de Sant Vicent" que posee una playa ancha, rutas de senderismo y un mirador de excepción. Es una zona turística tranquila y familiar de unas 1.000 plazas. Desde su pequeño puerto parten excursiones hacia la isla de Tagomago y en las proximidades puede visitarse también la Cueva de Es Culleram.

     Como lugar de interés, se halla la “Cova des Cuieram” , de origen cartaginés. Los expertos consideran que el yacimiento fue empleado desde finales del siglo V hasta el siglo II antes de Cristo. Fue excavada en 1.907, a unos 200 metros de altura. Se hallaron en ella 600 figuras de terracota, un millar de cabezas de figurillas y fragmentos de cerámica entre otros. as figurillas acampanadas, las más conocidas de todas, son representaciones femeninas, dibujadas con diversos símbolos y en pocos casos llevan la cara cubierta por una fina capa de oro.

     Es muy popular entre los pitiusos "La Pujada a sa cala" que se celebra en octubre y consiste en subir un tramo desde San Vicente hasta San Juan. Los participantes corren con sus coches, motos, maquetas o incluso camiones. En ella se puede ver vehículos míticos que antiguamente participaban en el Mundial de Rallys.

Cala de San Vicente
     Como en otros lugares de la isla, la singular belleza de la zona ha favorecido la creación de un privilegiado centro turístico, hoteles, restaurantes y tiendas que emergen de la arena a pocos metros de la enorme piscina natural que constituye esta hermosa cala. Desde los promontorios cercanos se puede disfrutar de unas inolvidables panorámicas. Aproveche para visitar el Santuario Púnico de sa Cova des Culleram; la panorámica desde allí es inmejorable.

Dimensiones: 390 m de longitud y 30 m de anchura.

Orientación: noreste.

Composición (sustrato): arena fina natural de suave color tostado, extraída de bancos submarinos.

Fondo marino: arena. Reducida profundidad en suave progresión.

Entorno: residencial; turístico

Localización: a 9 km de Sant Joan dirección este y a 31 km de Eivissa dirección noreste.
Calas de Portinatx
     Integra un grupo de tres calas; s'Arenal Gros (la principal) y s'Arenal Petit (la más pequeña), unidas por un paseo, y el pequeño puerto de pescadores situado al final de la carretera que conduce a este bello lugar. Alrededor de ellas se ha desarrollado un importante centro turístico que ofrece infinidad de posibilidades de entretenimiento para sus visitantes, familias en su mayoría. En las inmediaciones se encuentra la antigua Torre de Portinatx.

Dimensiones: 170 m. de longitud y 70 m. de anchura

Orientación: Norte.

Sustrato: Arena natural de grano medio y color claro.

Fondo marino: Arena con zonas de rocas. Poca profundidad de suave progresión.

Entorno: Residencial, turístico.

Localización: A 9 Km.de Sant Joan y a 31 km de Eivissa dirección norte.
Port de Sant Miquel
     Alrededor del Port de Sant Miquel se ha levantado un importante enclave turístico que disfruta del magnífico arenal que se extiende a sus pies. Es una playa familiar que ofrece los servicios necesarios para disfrutar de todas sus posibilidades. Ideal para practicar deportes náuticos, cuenta con buenos restaurantes donde degustar lo mejor de la gastronomía pitiusa. No deje de visitar la Cova de Can Marça.

Dimensiones: 110 m. de longitud y 70 m. de anchura

Orientación: Norte Noroeste.

Sustrato: Arenas naturales de grano medio y de color claro.

Fondo marino: Arenas, rocas y vegetación submarina. Pendiente acusada.

Entorno: Residencial, turístico.

Localización: A 12 Km.de Sant Joan dirección oeste y a 4 Km. de Sant Miquel dirección norte.
Cala Benirras
     Conocida por los veteranos pescadores locales como port de Benirrás por su estructura de bahía cerrada, protegida de los fuertes vientos, está situada en un paraje natural de singular belleza y cuenta con un frondoso bosque por el que serpentean senderos que harán las delicias de los aficionados a esta disciplina. Una amplia oferta gastronómica y la presencia del cercano islote de Cap Bernat hacen de este un lugar realmente especial.

Dimensiones: 150 m. de longitud y 40 m. de anchura

Orientación: Noroeste.

Sustrato: Arena de grano grueso de color tostado.

Fondo marino: Arena gruesa y cantos rodados. Escasa pendiente.

Entorno: Natural.

Localización: A 9 Km. de Sant Joan dirección oeste y a 25 km de Eivissa dirección norte.
Cala Xarraca
     Con la belleza natural característica de las calas del norte de la isla, este tranquilo enclave invita al sosiego. Los amantes del senderismo pueden pasear por las inmediaciones y disfrutar de las magníficas panorámicas de la zona. Si tiene la oportunidad, recorra el litoral a bordo de una embarcación y descubra las calitas cercanas con infinidad de rincones donde bañarse y tomar el sol.

Dimensiones: 85 m. de longitud y 20 m. de anchura

Orientación: Norte.

Sustrato: Arena natural de grano grueso de color tostado. Rocas.

Fondo marino: Arena y rocas. Profundidad media con macado aumento de desnivel.

Entorno: Natural.

Localización: A 5 Km. de Sant Joan y a 27 km de Eivissa dirección norte.
S' illot des Renclí
     Enclave de marcado sabor marinero con un pequeño grupo de típicas casetas de varadero en un extremo. Esta pequeña cala, rodeada de suaves acantilados, es el lugar ideal para escapar del bullicio y relajarse tumbado en sus cálidas arenas. Paseando por su litoral encontrará bellos lugares entre las rocas en los que podrá disfrutar de mayor intimidad. Bajo el pinar cercano hay un restaurante en el que podrá saborear la sabrosa cocina local.

Dimensiones: 50 m. de longitud y 15 m. de anchura

Orientación: Norte.

Sustrato: Arena natural de grano grueso y color tostado. Rocas.

Fondo marino: Arena y rocas. Reducida profundidad en suave progresión.

Entorno: Entorno natural.

Localización: A 5,5 Km. de Sant Joan y a 28 km de Eivissa dirección norte.
Es Pas de s'illa des Bosc
     Esta playa destaca por servir de nexo de unión entre la isla des Bosc y la isla de Ibiza. Debido a esta singular circunstancia tiene dos vertientes, una orientada hacia el Sureste, mirando al cercano Port de Sant Miquel y la otra, hacia el Noroeste, a mar abierto. La vertiente interior suele ser la más concurrida por sus aguas tranquilas y limpias. Dispone de un pequeño chiringuito y su acceso es algo complicado.

Dimensiones:
50 m. de longitud y 10 m. de anchura

Orientación: Sureste y Noroeste.

Sustrato: Cantos rodados, gravas y arena natural de grado medio.

Fondo marino: Arena, cantos rodados y rocas.

Entorno: Natural.

Localización: A 12 Km. de Sant Joan dirección oeste y a 3,3 Km. de Sant Miquel dirección norte.
Cala Xuclar
     Otra opción para escapar de las playas más concurridas y disfrutar de la placidez de su entorno natural. Los amantes del buceo de superficie disfrutarán con la riqueza de la fauna y flora submarinas que habita en sus cristalinas aguas. Aproveche para degustar alguno de nuestros frutos de mar en el pequeño chiringuito y pasear por los caminos que discurren entre la vegetación circundante.

Dimensiones: 35 m. de longitud y 20 m. de anchura

Orientación: Norte.

Sustrato: Arena natural de grano medio y color claro.

Fondo marino: Rocas con algo de arena. Poca profundidad en suave progresión.

Entorno: Residencial, turístico.

Localización: A 6,5 Km. de Sant Joan y a 29 km de Eivissa dirección norte.
Cala d'en Serra
     Emplazada en un entorno único, circundada por acantilados y vegetación, al final de un tortuoso camino encontramos esta pequeña calita de aguas transparentes y serenas que invitan al baño. Un pequeño chiringuito y varias casetas de varadero completan el conjunto. A poca distancia a nado se encuentra una solitaria calita, un paraiso para los amantes de la soledad.

Dimensiones: 45 m. de longitud y 30 m. de anchura

Orientación: Noreste.

Sustrato: Arena natural de grado medio y color claro con zonas de cantos rodados.

Fondo marino: Arena, piedras y rocas cubiertas de algas.

Entorno: Natural.

Localización: A 8 Km. de Sant Joan dirección noreste y a 30 km de Eivissa dirección norte.
Calo des Moltons
     El Caló des Moltons está a unos 3,5 km del pueblo de San Miguel, se accede a ella por un camino que empieza en la Puerto de San Miguel. Es una cala que está rodeada de plena naturaleza con arena de grano grueso y con poca ocupación.

Dimensiones: 30 m. de longitud y 25 m. de anchura

Orientación: Noreste.

Sustrato:arena gruesa natural de suave color tostado con zona de rocas. .

Fondo marino: Arena con zonas de rocas. Poca profundidad de suave progresión.

Entorno: Residencial, turístico.

Localización: A 12 Km.de Sant Joan dirección oeste y a 4 Km. de Sant Miquel dirección norte.

Sant Joan de Labritja
     El templo tiene unas dimensiones de 21x8x9 metros y fue construido en piedra de arenisca, unidas con mortero de cal y revestida en algunas caras de su fachada, la espadaña que cubre la fachada principal es única en la isla por su diseño. En su interior destaca una nave única con bóveda de cañón, el ábside cuadrado con bóveda gallonada, con forma de gajos, Tiene capillas laterales situadas a ambos lados y una más profunda llamada “Capilla Honda”. El porche se encuentra en el lateral izquierdo como acceso a las dependencias de la iglesia. Las pinturas murales representan la figura de Cristo. El campanario fecha del siglo XIX y sustituyó al anterior.
     Inicialmente, los responsables de la Catedral pensaron en construir esta iglesia en Balàfia pero en 1726, el arzobispo de Tarragona D. Manuel de Samaniego y Jaca, visitó estas tierras y decidió que se edificara en el emplazamiento actual porque así estaría más próxima a la Cala de Sant Vicent, dónde en el siglo XVIII ya había una población importante.Tambien decidió ampliar la capilla ya existente desde 1720, para crear la iglesia, en vez de empezar la construccion un poco mas abajo ( en el Pujol de Magranes).

     Se comenzó a construir en 1730 acabándose en 1771 pero no se convirtió en la parroquia de San Juan Bautista hasta 1785 cuando el obispo de Ibiza D. Manuel Abad y Lasierra la declaró como tal. Durante estos tiempos se produjo la colonización de esta parte de la isla por los payeses
Sant Miquel de Balançat
     Se levanta sobre la parte más alta del pueblo y se puede clasificar de monumental, sobresaliendo los altos y oblicuos muros de la nave con un aspecto claramente de fortificación con unas medidas de 24x5x7 metros. Del esterior destacan us gruesos muros de piedra de arenisca con mortero de cal de gran grosor, el pórtico de entrada y el gran campanario. En su interior destaca la bóveda de cañón, las capillas laterales y las dos más profundas dan a la iglesia una forma de cruz, destaca las pinturas murales de la Capilla de Benirrás y la Capilla de Rubió, en el presbiterio destacan los arcos góticos. La casa del rector se halla encima de la misma nave con acceso por medio de una escalera que comienza en el porche. El cementerio se halla adosado al edificio.
     En 1690 se levantó la nave central de la iglesia pero fue contruido sobre unas ruinas que databa del año 1577 y a finales del siglo XVII se amplió con dos capillas laterales, la de Benirràs y la de Rubió. La construcción que había anteriormente (no sabemos en que grado de ruina) se utilizó para sujetar las bóvedas ojivales dentro del edificio, sus cuatro gruesas paredes en pirámide truncada aguantaban perfectamente el peso de las bóvedas.
Sant Vicent de sa Cala
     Es un edificio sencillo de planta rectangular con unas medidas de: 18x6,5x7,40 metros. Se caracteriza por estar desnuda de adornos. Contiene una pequeña nave única con bóveda de cañón, seis capillas secundarias, un sencillo campanario y tiene la peculiaridad de que el porche no está situado delante del templo, como en otras parroquias, sino a la izquierda, en la parte occidental de la nave. Se empezó a construir en 1827 y se inauguró el 15 de agosto de 1838. La razón de que se tardara 11 años en construir el templo fue que en la zona había muy pocos habitantes y disponían de muy escasos recursos.
     En el año 1825 se acordó construir la iglesia pero carecían de fondos para su construcción. En 1827, un habitante de San Juan, dejó en herencia (con unas cláusulas) unas rentas para que se pudiera construir la iglesia y con dos obreros se empezaron las obrar. A lo largo de los años las misas se celebraban debajo de un algarrobo al lado de las obras de la iglesia. En 1832 ya se había creado la casa del rector y se pusieron las tejas de la iglesia para cumplir con las cláusulas pero aún no se había terminado la obra. En 1835 se termina de fundir la nueva campana que tiene dos imágenes: una de la Virgen con niño y la otra de San Vicente Ferrer. Finalmente en 1838 se inauguró la iglesia.

     En 1867 recibió el título de parroquia con rector propio pero no debió hacerse efectiva esta orden ya que estuvo provisionalmente como vicaría de San Juan hasta 1933 cuando se convirtió definitivamente en rectoría parroquial.
Sant Llorenç de Balàfia
     Es un edificio sencillo y bien proporcionado situado sobre un monte dentro del pueblo de San Lorenzo con unas medidas de 21x6x9 metros .Se trata de un edificio de un solo arco a la entrada y de aspecto sólido. En su interior tiene una nave única dividida en cinco tramos bajo una bóveda de cañón, la cúpula sobre el prebisterio, es de tipo gallonado, es decir, se divide en gajos. Destaca su "capilla Honda" dedicada a la veneración de la Madre de Jesús. El campanario, situado hoy en el centro de la fachada, estaba colocado en uno de los extremos. Sin embargo, en una reforma emprendida en el siglo XIX, se trasladó a su emplazamiento actual.
     El poblado de Balàfia era un lugar importante y bastante ocupado en el siglo XVI, de aquí la justificación de construir un templo en esta zona. Fue mandada construir en 1785 por el obispo de Ibiza Manuel Abad, dentro de su política parroquial. Inicialmente, los responsables de la Catedral, querian contruirla en 1726 pero el arzobispo de Tarragona D. Manuel de Samaniego y Jaca decidió construir la iglesia en Sant Joan porque así estaría más próxima a la Cala de Sant Vicent, dónde en el siglo XVIII ya había una población importante. Se empezaron a celebrar las misas antes de que se cubrieran las capillas y fue en 1788 cuando se celebraron las fiesta de San Lorenzo por primera vez. La iglesia se inauguro el 29 de octubre de 1797 sin estar terminada con una gran fiesta.

Torre de Portinatx
     Como en la mayor parte de las torres de defensa de Ibiza nos encontraremos con un edificio de forma cónica con dos plantas, que fue construído con piedras de marés y mortero de cal. Su acceso primitivo era por la plata intermedia con una escalera de acceso, ahora se ha sustituido por una entrada en la planta baja. Fue proyectada por el ingeniero Ballester en 1756 y su construcción fue terminada en 1763.

Entorno: Su cota es de 45 metros y desde ella se observa un hermoso panorama visual aunque se encuentre rodeada de viviendas.

Función: Nunca estuvo armada y solamente servia de vigilancia por dos torreros a su cargo.

Localización: Se halla situada en uno de los extremos que cierra el puerto de Portinatx, en el término de San Juan. Su acceso es por la carretera de Ibiza a San Juan, antes de llegar a esta localidad hay un desvío a la izquierda en dirección a Portinatx, antes de llegar a la playa del arenal sale un desvío a la izquierda con indicación a punta de sa Torre, esta carretera nos conduce hasta la base >
Torre des Molar o Torre de Balançat
     Esta construida en piedra de arenisca unida con mortero de cal, con forma cónica y consta de planta baja, planta primera y plataforma. Su entrada era por la primera planta, pero últimamente se ha abierto una nueva entrada por la parte inferior. La escalera de subida a la primera planta es estrecha y en línea recta y la de acceso a las plantas superiores es en escalera de caracol, con peldaños de una sola pieza.

Entorno: Está situada sobre un acantilado de 95 metros sobre el nivel del mar desde el que se contempla una magnífica vista; a la derecha se encuentra la cala de San Miguel, un poco más a la derecha la cala de Benirrás y a la izquierda se encuentra la isla Murada y la isla des Bosc (Sa Ferradura)

Función: Se utilizó sólo como atalaya desde la que avistar posibles peligros en la costa y tuvo asignados dos torreros que se ocuparon de su vigilancia.

Localización: Se encuentra situada en lo alto de la Punta de Sa Creu, en el pueblo de Sant Miquel de Balanzat, termino Municipal de Sant Joan. Su acceso es llegando a San Miguel, coger la carretera a la cala de Sant Miquel, antes de llegar coger el desvío a Na Xamena, a medio camino, sale un camino de tierra a la derecha con indicación a la playa, a medio camino sale otro camino a la derecha que nos lleva hasta la torre.

     Fue diseñada por el ingeniero Ballester sobre 1796 . No llegó a tener nunca una dotación de artillería aunque en 1824 hubo una propuesta para instalar allí dos piezas. A esta torre de defensa también se la conoce como Torre de Sant Miquel, de Balanzat o des Molar
Poblado de Balàfia
     Está situado a pocos metros del pueblo de Sant Llorenç y puede llegarse hasta él andando en pocos minutos desde un camino que sale por detras de la iglesia. El conjunto está constituido por siete viviendas; cinco casas payesas y dos casa con torres defensivas, que conforman una zona de gran interés arqueológico y es uno de los mejores ejemplos de arquitectura tradicional ibicenca.

     Los árabes conquistaron las Islas Baleares en el año 902 y estubieron bajo su dominio más de trescientos años. A pesar del escaso desarrollo urbano y su escasa capacidad para el comercio marítimo, los árabes contemplaron el potencial de sus tierras de cultivo y construyeron "el poblat de Balàfia". El conjunto forma un primitivo tipo de poblado, antecesor al tipo de los pueblos actuales: Está edificado en un terreno sinuoso, con técnicas de construcción muy primitiva; piedras calcáreas unidas con mortero de cal, revestidas en cal, utilizando maderas de pino y sabinas en bruto para la construcción de techos, puertas, cercos de escaleras, etc.
     Las casas están cercadas por muros de piedra, cerrados con austeras puertas hechas de palos o tablas de madera, pero rebosantes de árboles, flores y enredaderas. En las casas también destaca el horno árabe y el porche también de forma árabe. Adosadas a las casas se construyeron las torres de vigilancia y de refugio, que trataron de evitar los ataques de turcos y piratas. Algunas torres y casas tienen cruces blancas pintadas en la fachada, un ritual que supuestamente protegía a estos hogares de cualquier asalto y ahuyentaban a los malos espíritus.

    El topónimo Balafi esta identificado como "Señor (amo) del Fuego" y es que en sus torres se encendían las hogueras para comunicarse unas con otras generando una especie de red de defensa por toda la Isla y cuyo centro neurálgico era el templo de Baal (dios de la lluvia y la fertilidad) que había en San Miguel, hoy en dia la iglesia de Sant Miquel.

    Al ser propiedad privada, estas casas no pueden ser visitadas por dentro, aunque sí que es posible pasear alrededor de ellas.
Pozos y Fuentes
     La mayoría de la gente que vivía en el municipio de Sant Joan de Labritja se dedicaba a la agricultura y a la ganaderia. Los propietarios de las casas tenian terrenos en los que se encontraban su ganado y sus frutas y hortalizas. Su mayor riqueza era el agua, quien tenía una fuente cerca, un pozo o cisternas era afortunado ya que el agua se utilizaba para regar y para beber, por lo tanto su producción crecía al igual que sus ingresos. A cada casa le correspondia un pozos o fuentes y estaban repartidos entre varias casas, siendo estos los únicos sitios en donde se podia obtener agua.
     Tradicionalmente se organizaban "ballades" (bailes típicos) alrededor de las fuentes y pozos para conmemorar la finalización de la recolecta y los trabajos del campo. También era una forma de rendir culto al agua y pedir que las fuentes rebosen de agua para el próximo año.

El calendario de las “ballades”:

Pou de Labritja (Sant Joan): Domingo anterior al día 5 de Agosto, festividad de Nuestra Señora de las Nieves.
Pou d'Albarqueta (Sant Miquel): Día 5 de agosto.
Pou des Baladre (Sant Vicent de Sa Cala): Sábado posterior al día 8 de agosto, festividad de San Ciriaco.
Font de Balàfia (Sant Llorenç): Segundo domingo después del día 10 de agosto, festividad de Sant Llorenç.

    Estas “ballades” han sido recuperadas hace unos años, gracias a las “colles de ball pagès” (grupos de bailes típicos) que las han revitalizado y que ponen la música y el baile, invitando a todos a participar en ellas.

    En el municipio de San Juan de Labritja hay repartidos unos 57 pozos y fuentes.
Coves de can Marça
     La cova de Can Marça se encuentra el norte de la isla, en el Port de Sant Miquel a 20 km de Ibiza, 25 km de Sant Antoni y 23 de Santa Eulària. La cueva está situada en un entorno natural con vistas incomparables a la bahía. El visitante disfrutara de unos 40 min de recorrido y cuesta 8,50 € / 4,50 € niños en un escenario natural con efectos de agua, luz y sonido con un guia que suele hacer la visita en unos 4 ó 5 idiomas a la vez.
      La cavidad denominada Can Marça fue descubierta por piratas y utilizada por contrabandistas, quienes escondían en ella bultos (café, azúcar, aceite, etc.) de mercancías, izándolas desde el mar desde una apertura situada en una cota de 8/10 metros. Actualmente se pueden distinguir claramente las señales de pintura, roja o negra, que marcaban el camino hacia otra salida en caso de huida o emergencia. Se han encontrado huesos y fósiles de animales roedores de especies extinguidas y murciélagos, cuyos esqueletos fueron trasladados al Museo de Historia Natural para su correspon-diente catalogación y para enriquecer la fauna prehistórica de nuestras tierras mediterráneas.
    En los años 70 llega a la población de Sant Miquel el espeleólogo belga Jean Pierre Van Abeelle, quien se intereso por la cueva. Los habitantes de Sant Miquel le ayudaron a localizar en los acantilados del puerto la entrada y salida de la cueva. Empezaron poco después los trabajos para hacer posible la accesibilidad y posterior visita a la misma.

    Después de un camino escavado en la roca se llega a la entrada de la cueva en una cota de 12 / 14 metros sobre el nivel del mar, desde donde se inicia la visita. La cueva tiene una antigüedad de más de 100.000 años y se formo por fallas telúricas. A pasado por glaciaciones y calores tropicales, estando en la actualidad casi fosilizada, salvo en las más profundas galerías, donde el goteo continua formando bellas estalactitas y estalagmitas.

    En las formas geológicas quedan patentes las riqueza del curso de aguas subterráneas que discurrían, quedando fosilizadas las cascadas y cursos de las aguas. Los materiales que se aprecian en el interior de la cueva, son básicamente carbonato cálcico, oxido de hierro, magnesio, arcilla, etc.

    Los caprichos de la naturaleza nos han dejado unas formaciones, lagos y entorno asombrosos por su belleza y gracias a las aportaciones de los geólogos y espeleólogos se ha conseguido reproducir lo que existió en aquellos tiempos remotos, recuperado las cascadas y los cursos que existieron en aquellos tiempos.

    Desde el mirador se divisa toda la perspectiva de la bahía del Port de Sant Miquel, también llamado Port Balansat, con la illa murada al fondo; donde existe una especie única de lagartija muradensis con colores intensos y formas prehistóricas, con la illa des Bosc; también conocida por illa de sa Ferradura y en donde toda su extensión es para una impresionante mansión, con la torre des Mular; una antigua torre de vigilancia situada al borde del acantilado y con Caló des Multons y Pas de s´illa; dos rincones exclusivos.
Yacimiento del Santuario Púnico en la Cova des Culleram
     El santuario d' es Culleram se encuentra situado en las montañas sobre la Cala de San Vicente, dentro de la finca can Quintals, a una altitud de 150 metros sobre el nivel del mar. Su acceso se realiza desde la Cala de San Vicente dirección a la parroquia de San vicente de sa Cala y a 1 km hay un desvío señalizado a la cueva d' es Culleram.
     Los payeses de la zona habían visitado el yacimiento y tenían en su poder muchos objetos extraídos de esa cueva y difundian su existencia por tradición oral. Hasta Ibiza llego el rumor procedente de los pueblos San Vicente y de San Juan que en su interior se encontraban recipientes de cerámica, figuras, monedas y huesos antiguos. Esto animo a un grupo de arqueólogos para visitarla. El 17 de julio salieron en carro un grupo de arqueólogos de la Sociedad Arqueológica Ebusitana con apaños y menajes de investigación para excavar en la Cueva.

    En la primera exploración encontraron unas 600 figuras de terracota (arcilla modelada y horneada) completas y más de un millar de cabezas de otras que representaban a la diosa Tanit, (Diosa de Cartago) aparte de otros materiales, como un león de hueso o de marfil. Fue el mayor descubrimiento de arte púnico de los siglos III-II aC. En 1909 se realizó una segunda campaña de estudio y también se encontraron restos de la era prehistórica debíendo ser vivienda de un grupo de pobladores de la edad de bronce.
    En 1914 se realizo una tercera campaña que descubrió que además había restos de construcciones humanas como: una cisterna de agua y una sala artificial con una estructura de muros de piedra. A partir de entonces se realizaron intervenciones arqueológicas de diversa categoría, entre ellas, desgraciadamente, algunas clandestinas. Los buscatesoros destruyeron la fisonomía original de la cueva metiendo dinamita entre 1914 y 1917 buscando supuestos tesoros, asi, desaparecieron las estalactitas que dividían la sala principal. En 1923 se realiza un gran hallazgo, un pagés descubre una placa de bronce con dos inscripciones púnicas en ambas caras que hablaba del santuario y quien fue el constructor.

    A partir del siglo V aC, la cueva se convirtió en santuario. Primero dedicado a Reseph-Melkart y, después, ya en el siglo III o II aC dedicado a Tanit. El santuario estaba compuesto de una estructura tripartita. En primer lugar, había un recinto con una planta rectangular, parcialmente excavado en la roca para conseguir un suelo horizontal, y con paredes de mampostería irregular. Allí podría haber estado el altar y se habrían realizado los sacrificios de animales. El segundo recinto era una sala de 25 metros cuadrados y ya formaba parte de la cueva. El tercero corresponde a la gruta actual propiamente dicha, eran una especie de botrhos (depósito sagrado) donde se iban acumulando los restos de las ofrendas sacrificales. Esto se manifiesta por los restos encontrados, sobre todo los bustos de la diosa Tanit cubierto por un mantón alado, además de huesos procedente de los sacrificios y otros objetos. Actualmente se puede visitar.

    El santuario estaba dirigido por sacerdotes pero toda la zona de sa Cala estaba muy poblada y esta gente sería la más directamente implicada en su culto (carniceros que descuartizarían a los animales ofrecidos en los sacrificios; encargados de la limpieza; alfareros dedicados a la fabricación de los ex votos encontrados; pastores que criarían los rebaños de animales para los sacrificios; panaderos que amasaban el pan y las obleas para las ofrendas y comidas rituales) pero debía tratarse de un santuario internacional, bien comunicado con el mar mediante el puerto de sa Cala. El final del culto en el santuario púnico d' es Culleram llegó avanzado el siglo II aC cuando fue casi abandonado por un posible derrumbamiento natural de la primera gran sala de la cueva.
Hornos y Sitges (Carboneras)
     Las "sitges" se utilizaban para fabricar el carbón y era uno de los trabajos tradicionales más vinculados al mundo forestal. El carbón era una materia prima muy utilizada y sus principales usos eran domesticos como en los hornos y planchas (éstas tenían un pequeño contendor que se abría lateralmente y se colocaba el carbón ardiente para calentar la plancha)
     Los inicios de los carboneros datan de principios del siglo XX y su producción disminuyó progresivamente a partir de los años 50 ante la aparición de nuevos combustibles (butano, gasolina) o utensilios que sustituyeron a los que antes utilizaban carbón. Se dejó de utilizar carbón hacia los años 60.

     Las “sitges” se construían de forma artesanal. En primer lugar, se va colocando en forma de cono la leña que se va a convertir en carbón. La leña se sitúa sobre unas piedras ya que el contacto con el suelo evita su quemado. De forma paralela, se deja en el centro de la carbonera un contacto con el exterior o chimenea (todo esto corresponde al encañado). Seguidamente, se procede a la colocación de ramaje fino para evitar la filtración de la tierra. Por último, se coloca la tierra para tapar toda la carbonera, en un grosor de aproximadamente unos 20 cm. Este proceso tardaba un tiempo variable en realizarse, dependiendo del tamaño de la misma.
    La formación del carbón dentro de una carbonera se realizaba lentamente. Este proceso se realizaba de la siguiente manera: primeramente se encendía una primera hoguera para hacer brasa al lado de la carbonera y encenderla. Se ponían unas paladas de estas brasas dentro de ésta por la parte superior o chimenea. En este momento comienza la formación del carbón. Para que la carbonera no se apagase y la formación del carbón se hiciese con normalidad, había que añadir carbón y realizar unos agujeros para su transpiración.

    Cuando el fuego está abajo es que ya se ha formado el carbón. Unos días después comienza la extracción del carbón (se deshace el horno). Se saca por etapas: primero un manto de carbón y se vuelve a tapar con tierra limpia y así sucesivamente hasta acabar todo el carbón. Después de que el carbón se enfríe completamente se pone en sacos.

       La realización de los hornos de cal tenía un proceso largo, en primer lugar se debía buscar un sitio que reuniese las condiciones para hacer el horno, un lugar en medio del bosque y que tuviera pendiente, posteriormente se realizaba el hueco se hacían las paredes y se cortaba la leña que haría de combustible. Una vez preparado el horno se pasaba a recoger la piedra viva que era troceada antes de ponerla en el horno, se encendía el horno y se tenía que esperar a que el humo del fuego se volviera blanco igual que la piedra.
    La cal es un producto utilizado tradicionalmente en la construcción. Se ha usado, mezclada con agua, para pintar (enlucir) y mezclada con agua y arcilla o arena, para enlucir las fachadas e impermeabilizar las cisternas y las albercas.

     El horno de alquitrán consta de dos piezas: el horno propiamente dicho (es forn), de forma ovoide, y adosado a él, un depósito cilíndrico exterior denominado “s'olla”. Ambas piezas se construían a base de piedras unidas con cal y agua. El horno se revocaba interiormente con tierra refractaria. Presenta dos orificios, uno superior o boca, ligeramente ladeado respecto del vértice, aunque los hay con la boca centrada, y otro, apenas visible, es forat” situado en el fondo del horno, en comunicación con el depósito exterior u olla.
    El alquitrán se obtenía por destilación seca de la resina. Para ello se llenaban de las teas (astilla o raja de madera impregnada en resina que se habían conseguido a golpe de hacha de un tronco de pino carrasco descortezado anteriormente) hasta su misma boca y se prendía fuego a estas teas por la boca del horno y el calor se propagaba a las situadas en el nivel inferior inmediato, las cuales, sin inflamarse, iban cediendo lentamente el alquitrán. Cuando el fuego llegaba a estas astillas, eran las de abajo las que dejaban escapar dicho producto. Éste se deslizaba y se depositaba en “s'olla”previamente cubierta de sacos y tierra mediante unos travesaños de madera. De no taparse completamente el depósito, el alquitrán, al contacto con el aire, perdía sus propiedades, en especial su fluidez y se transformaba en pez (pega).

    Los productos obtenidos eran diferentes: la corteza de pino se empleaba para teñir y dar más resistencia a distintos útiles de pesca, en especial redes Las teas eran sostenidas por unos ganchos muy largos, llamados “mossons”, para iluminar las viviendas. El alquitrán era íntegramente consumido en la isla para impermeabilizar las suelas de las alpargatas. También se empleaba, juntándolo con aceite e hirviendo la mezcla, para curar las pequeñas heridas que se hacían los animales de tiro. La pez se utilizaba para impermeabilizar enseres pero era íntegramente exportada, a excepción de los “poals de pega” que se utilizaba para hacer impermeabilizar cestillas.

    Los hornos van muy ligados a la arquitectura ibicenca que formó parte de la economía de la isla durante un tiempo. Hoy en día quedan algunos restos de hornos por los boques de la isla pero dejaron de utilizarse a mediados del siglo pasado.

Rutas Deportivas
     El municipio de Sant Joan de Labritja dispone de numerosas rutas, para realizar a pie o en bicicleta, tanto bordeando la costa como su interior, a través de las cuales puede disfrutarse de un bello paisaje rural, de costa y cultural.
     Mientras recorren estos tramos, trazados con mimo, podrán descubrir senderos y caminos naturales en estado puro, contemplando a lo largo del recorrido curiosas especies autóctonas de flora y fauna, además de ejemplos de construcciones arquitectónicas tradicionales de gran belleza e interés cultural. Vestigios todos ellos que forman parte de nuestra historia, tradición y cultura. El ayuntamiento de Sant Joan pone a nuestra disposición un folleto con 7 rutas. Ver Folleto con 7 Rutas
     Si el visitante está más interesado en el ciclismo, Consell de Eivissa y Formentera pone a nuestra disposición unas rutas con salida en este municipio; El Mountain Bike ha conseguido unir dos conceptos complementarios y cada vez más importantes en nuestra forma de vivir y pensar: el deporte y el contacto con la naturaleza. La isla de Eivissa por su clima benigno, características topográficas, abundancia de caminos y senderos, es ideal para la práctica de deportes durante todo el año
Rutas del Consell

Dificultad Baja Dificultad Media-Baja Dificultad Media-Alta Dificultad Alta
  - Na Xamena - Moon Beach  
    - Cala de Sant Vicent  

Para mas rutas ciclistas puedes consultar las rutas de Sant Antoni de Portmany.
Nit de Sant Joan
     La noche de Sant Joan es muy especial en Ibiza ya que se celebra en todos los rincones de la isla. Tiene un significado especial en el propio pueblo de Sant Joan donde se celebran sus fiestas patronales :

A primera hora de la tarde ya esta todo preparado para la gran fiesta con todo el pueblo decorado.







La cabina del DJ, el escenario y las barras (repletas de voluntarios del pueblo) son parte esencial de la fiesta


   
Mientras llega la hora de la cena, se puede dar una vuelta por el pueblo y entrar en el centro cultural donde hay una pequeña exposición de fotografia y utensilios etnográficos.




La velada se ameniza con un concierto de música entre las bandas de Sant Antoni y Sant Josep


A partir de la puesta de sol ya empieza la fiesta Flower Power, interrumpida a las 00:00 para el encendido de los 9 fuegos de Sant Joan.




Seguidamente las megaproyecciones audiovisules en la plaza de la iglesia, la Sant Joan dance en la calle de ayuntamiento y la fiesta Flower Power (con grupo musical incluido) en la plaza del pueblo hacen de esta fiesta una de las mejores de todo el año.








 
   
   
Fiestas Patronales
     Otra manera de disfrutar de la cultura ibicenca es asistiendo a las fiestas populares de los distintos pueblos de la isla que aún conservan su esencia originaria. El programa de fiestas no se centra tan solo en la fiesta del día del patrón, ya que se puede participar en diversas actividades lúdicas y deportivas para niños y mayores, incluyendo conciertos al aire libre que suelen tener como escenario las principales plazas de cada municipio la semana anterior y posterior al día del patrón. El programa de fiestas de cada municipio permite reunirse con los artesanos de cada localidad, asistir a las demostraciones de "ball pagès" y degustar dulces tipicos ibicencos.
      La fiestas celebran el patrón de cada localidad. Estas, empiezan el mismo día de la celebración, por la mañana, con un repique de campanas de la Iglesia, para avisar del comienzo. Después se oficia una Misa solemne, con la mayoría de los habitantes del pueblo y con los visitantes que se hallan de paso por la Isla. Al finalizar la misa se celebra la procesión y un poco mas tarde se puede presenciar, en la plaza de la iglesia una “ballada pagesa” (bailes típicos), a cargo de la “colla” (grupo folklorico) de la localidad, ataviados con los trajes típicos ibicencos.

    También se ofrecen a los asistentes una degustación de “orelletes” y “bunyols”, dulces típicos ibicencos, acompañados de vino y refrescos. Por la tarde se llevan a cabo actividades lúdicas, de animación infantil y baile. Concluyen con un castillo de fuegos artificiales. Las fechas de celebración en cada pueblo son:

Sant Vicent de Sa Cala: día 5 de abril
Sant Joan de Labritja: día 24 de junio
Sant Llorenç de Balafia: día 10 de agosto
Sant Miquel de Balanzat: día 29 de septiembre
       La noche de Sant Joan tiene una especial consideración. El pueblo de Sant Joan se prepara para vivir la noche del 23 al 24 de junio, la mas corta y luminosa del año y celebrar así el solsticio de verano. Como manda la tradición a las 12,00 horas se encienden “els nou foguerosn” (las nueve fogatas) y las personas más atrevidas saltan cada uno de los fuegos para dejar atrás una etapa y darle la bienvenida a una nueva. Mientras unos saltan, otros degustan “bunyols” y “vi pagés” (vino de la tierra).

Otras fiestas de interes:

Fiestas de la Virgen del Carmen (Portinatx-Sant Joan) : El acto principal se celebra el día 16 de julio, con la tradicional procesión marinera, en la cual, multitud de “llaüts de pescadors” (barcas de pescadores) y otras embarcaciones acompañan a la Patrona del Mar. Esta festividad se completa con la celebración de competiciones deportivas, la mayoría de las cuales se llevan a cabo en las playas de la zona (competiciones de velomares, sky, natación, etc…

Fiestas de la Virgen de Agosto (Cala de San Vicente) : La celebración de esta fiesta se lleva a cabo en Cala de Sant Vicent el día 15 de Agosto, en la cual se celebran diversos actos que configuran el programa de fiestas.

Ball Pagès
     Lejos de perder el folklore tradicional, Ibiza conserva y protege sus costumbres y es habitual que en acontecimientos y fiestas patronales de cada localidad haya demostraciones de este baile tradicional en los alrededores de las iglesias y en los pozos más antiguos (ballades).

      El "Ball Pagès" se caracteriza por el desgaste físico del hombre, mientras que la mujer muestra una actitud sumisa. El hombre gira alrededor de la mujer, a quien no le puede dar la espalda. La música se hace con el tambor, la flauta, las castañuelas y el espadón; siendo los “sonadores” los encargados de tocar los instrumentos de viento y percusión, y el “ballador” el encargado de las castañuelas. Los bailarines van vestidos con la indumentaria tradicional ibicenca y además las mujeres la decoran con la “emprendada” que son collares, joyas y cruces de oro (también van ataviados con pendientes y anillos)
     Hasta la década de 1930, los bailes, eran muy activos en toda la clase de fiestas familiares (matanzas, fiestas patronales, fiestas en los pozos, bodas…) pero después de esta década fueron considerados despectivos. En la época de la Transición se volvieron a recuperar como elemento de cultura autóctono y hoy en día son “les colles” (agrupaciones folclóricas) las que se encargan de llevarlas a cabo.
    Las “ballades” (bailes típicos) en pozos y fuentes se llevan a cabo en verano, y conmemoran la finalización de la recolecta y los trabajos del campo. También rinden culto al agua, de ahí que se celebren en los pozos y fuentes.

El calendario de las “ballades” en pozos y fuentes en el municipio de Sant Joan de Labritja es:
  • POU DE LABRITJA (Sant Joan): Domingo anterior al día 5 de Agosto,festividad de Nuestra Señora de las Nieves
  • POU D’ALBARQUETA (Sant Miquel): día 5 de agosto.
  • POU DES BALADRE (Sant Vicent de Sa Cala): Sábado posterior al día 8 de agosto, festividad de San Ciriaco.
  • FONT DE BALAFIA (Sant Llorenç): segundo domingo después del día 10 de agosto, festividad de Sant Llorenç.
     En lo que respecta a los bailes, hay tres tipos de danzas tradicionales “sa curta”, “sa llarga” y “ses nou rodades” además, "les colles", han introducido en las ultimas décadas nuevos bailes, todas, variantes de “sa llarga” (“sa filera”, “ses dos balladores” y “es canvi de parella”). Y los trajes tradicionales; en las mujeres, dispone de la "gonella negra amb mantellina" (vestido de negro com mantillo), la "gonella negra amb capell" (vestido negro con sombrero), el vestido blanco (el mas usado en el baile) y el de color. En lo que respecta a la vestimenta masculina, también dispone de los trajes blancos, tanto el de "drap" como el de hilo y el traje de lana negro (gonella).
Vinos y licores Ibicencos
      Los ibicencos, sienten una auténtica devoción por los productos frescos y naturales. Antiguamente, las casas de campo se autoabastecian con su propia huerta, sus árboles frutales y su granja de animales y todavía existen muchos hogares que mantienen esta tradición.

     También, el mar, proporciona un surtido fabuloso de pescados y mariscos, que se pueden degustar nada más salir del mar. Y los bosques ofrecen deliciosos revollones que proliferan bajo la pinocha de los pinos o los espárragos que crecen por los laterales de las "feixas".

      El recetario ibicenco es rico en arroces, platos con ave o cordero, guisos, pescados horneados, repostería…En Ibiza se elaboran hoy en día numerosos productos gastronómicos como aceites de oliva virgen extra, vinos blancos y tintos, licor de hierbas, quesos, embutidos, mermeladas, miel… y aqui os detallamos la mayoria de ellos:
       Vino: La elaboración del vino la iniciaron los fenicios en el siglo VII aC y desde que los romanos introdujeron nuevas técnicas de cultivo se mejoraron los procesos de vinificación y el arte de la elaboración del vino para consumo propio. Esta tradición se ha transmitido de padres a hijos hasta hoy. La elaboración del vino se realiza en una prensa o pisando la uva dentro de un barreño, a partir de ahí se le añade azúcar y frígola y se deja macerar aproximadamente una semana en un barril para que tome sabor y alcohol. Se pasa a barriles para su posterior embotellación después de unos 2 meses.
 
 
     Frígola: La flor del tomillo se ha usado en Ibiza para muchas aplicaciones ya que contiene aceites esenciales muy aromáticos y tiene propiedades curativas. Pero además es el ingrediente básico de la "frígola", licor estomacal que suele prepararse al destilarse en aguardiente las hojas y flores del tomillo. Despues se le añade azúcar, se mezcla, se filtra y se guarda en botellas para que macere. El resultado es un licor dulce de color anaranjado, poco denso, muy aromático y de unos 30 º de graduación. Es digestivo, y se toma habitualmente después de las comidas, solo o con hielo.  
       Hiervas Ibicencas: Desde hace mucho tiempo, los pitiusos, conocian bien las propiedades medicinales de muchas plantas silvestres. Dadas las propiedades amargas de algunas de estas plantas, se fue añadiendo azúcar a las infusiones. Y esta costumbre se mantuvo para terminar elaborando las "herbes dolçes". La elaboración es simple y basta con macerar con anís algunas de estas hiervas: romero, yerba luisa, yerba buena, "frígola", laurel, hoja de limón, ruda, camamila, salvia, menta salvaje, astillas de enebro, corteza de limón e hinojo florido (la cantidad y tipo de hierbas varía según la receta de la casa). Después hay que guardar las botellas en un lugar fresco y seco durante un mínimo de tres meses.
 
Gastronomia (Platos típico Ibicencos)
      Los ibicencos, sienten una auténtica devoción por los productos frescos y naturales. Antiguamente, las casas de campo se autoabastecian con su propia huerta, sus árboles frutales y su granja de animales y todavía existen muchos hogares que mantienen esta tradición.

     También, el mar, proporciona un surtido fabuloso de pescados y mariscos, que se pueden degustar nada más salir del mar. Y los bosques ofrecen deliciosos revollones que proliferan bajo la pinocha de los pinos o los espárragos que crecen por los laterales de las "feixas".

      El recetario ibicenco es rico en arroces, platos con ave o cordero, guisos, pescados horneados, repostería…En Ibiza se elaboran hoy en día numerosos productos gastronómicos como aceites de oliva virgen extra, vinos blancos y tintos, licor de hierbas, quesos, embutidos, mermeladas, miel… y aqui os detallamos la mayoria de ellos:
       Bullit de Peix: En una tierra marinera como Ibiza no podían faltar las recetas elaboradas con los manjares que proporciona el mar. Se trata de un delicioso guiso de patatas con pescados y un poco de verdura. Los pescado varían entre mero, emperador, gallo y raya entre otros. Se cocina en una "greixonera", la típica cazuela de barro de las Illes Balears.  
       Borrida de Rajada: Un exquisito y tradicional plato del Mediterráneo, muy arraigado en la gastronomía popular de Ibiza y Formentera, donde se prepara de forma muy especial. En las Pitiusas, la raya (rajada) es protagonista de varias recetas. Se prepara con trozos de este pescado, marinados con sal y zumo de limón, que luego se enjuagan y hierven en muy poca agua. Aparte, en un mortero, se pican dos cabezas de ajo, una galleta o pan tostado, perejil, almendras tostadas y pimienta. Se mezcla esta picada con huevo batido y aceite, y se esparce sobre los trozos de raya, dejándolo cocer todo a fuego lento.  
       Sofrit Pagès: Un plato contundente de Ibiza y Formentera, que se hace con patatas, carne y especias. Se elabora preparando primero un buen caldo de gallina y cordero. Luego se hace un sofrito con manteca de cerdo, ajo, sobrasada, botifarró, perejil y patatas cortadas a dados. Cuando están bien fritas, se añaden unas cucharadas del caldo, la carne hervida y troceada y especias al gusto como sal, pimienta, canela, azafrán, ajo, pimientón, perejil, clavo, azafrán y/o pimienta... (dependiendo del cocinero) Y se deja cocer todo a fuego muy lento hasta que el caldo se ha reducido.  
       Arroz de matanza: Es un plato muy popular en Ibiza, típico de las casas donde todavía se lleva a cabo la matanza del cerdo y en las antiguas bodegas; convertidas hoy en dia en excelentes restaurantes de cocina tradicional. Se elabora en una olla, un caldo, troceando menudamente y sofriendo, asaduras y despojos de cerdo (lo que no es propiamente carne), cebollas tiernas y pimiento, todo ello condimentado con unas ramitas de hinojo, ajo, laurel y guindilla. Cuando ya esta todo en la olla y el caldo este preparado, se añade el arroz.  
       Ensalada Pagesa: La gastronomía tradicional pitiusa proviene de una sociedad en la que se aprovechaba al máximo los recursos naturales que ofrecía la propia isla: las huertas y la ganadería eran y son unos de los mas importantes. Para su elaboración basta con mezclar en un bol todos los ingredientes: pimientos rojos asados en tiras, patatas hervidas en tacos, huevo cocido, pimiento verde, tomates y cebolla troceados en tacos. Aliñar con sal y abundante aceite de oliva.  
Postres Típicos Ibicencos
      Los ibicencos, sienten una auténtica devoción por los productos frescos y naturales. Antiguamente, las casas de campo se autoabastecian con su propia huerta, sus árboles frutales y su granja de animales y todavía existen muchos hogares que mantienen esta tradición.

     También, el mar, proporciona un surtido fabuloso de pescados y mariscos, que se pueden degustar nada más salir del mar. Y los bosques ofrecen deliciosos revollones que proliferan bajo la pinocha de los pinos o los espárragos que crecen por los laterales de las "feixas".

      El recetario ibicenco es rico en arroces, platos con ave o cordero, guisos, pescados horneados, repostería…En Ibiza se elaboran hoy en día numerosos productos gastronómicos como aceites de oliva virgen extra, vinos blancos y tintos, licor de hierbas, quesos, embutidos, mermeladas, miel… y aqui os detallamos la mayoria de ellos:
     Salsa de Nadal: Es todo un símbolo y una tradición de esta época del año(Navidad). Se prepara una vez al año en grandes cantidades, y se consume durante los días de Navidad, como postre o aperitivo, mojando en ella bizcocho llamado "bescuit de Nadal". La salsa se elabora a partir de un caldo de carne que se mezcla con pasta de almendras, azúcar, canela y especias. El resultado es una salsa líquida, más o menos espesa.  
       Buñuelos: Este tipo de dulce, casi siempre, aparece en las fiestas y celebraciones. Se elaboran con una pasta hecha a base de harina, huevo batido, rayado de limón, leche, azúcar y patata. Se mezcla todos los ingredientes hasta que queden bien integrados. Entonces se calienta abundante aceite en una sartén honda, y se fríe la masa dejándola caer a cucharadas. Una vez listos y tibios se espolvorean con azúcar.
     Orelletes: Antiguamente se preparaban sólo para festejar eventos, como bodas y otras celebraciones, pero hoy pueden encontrarse en las pastelerías y hornos de las islas durante todo el año. Su nombre proviene de su singular forma, similar al contorno de una oreja. Curiosamente, en algunas poblaciones confeccionan este dulce dándole una presentación característica propia en forma de flor. Se elaboran con una mezcla de huevos, harina, licor de anís, azúcar y aceite de oliva. Una vez obtenida la masa, se les da forma y se fríen a fuego lento, en aceite muy caliente. Cuando están frías se espolvorean con azúcar.
     Flaò: Antiguamente, cada plato típico de las pitiüses se consumía en una determinada época del año y este está asociado a las fechas de Pascua y se preparaba para el domingo de Resurrección. Se prepara en un molde o "flaonera" extendiendo la masa (compuesta de harina, agua, aceite, manteca de cerdo y un pequeño chorro de anís) de consistencia más bien dura, en capa fina. En un recipiente se mezclan todos los ingredientes del relleno (compuesto por huevos, azúcar, queso y unas hojas de hierbabuena) y se vierte sobre la masa. Se hornea a temperatura moderada de 30 a 40 minutos y, una vez frío, se cubre con una capa de azúcar molido.
     Greixonera: Este dulce típico de las pitiusas se atribuye a las celebraciones familiares y era una receta utilizada para aprovechar las ensaimadas del día anterior. Podría definirse como un "pudding" perfumado con canela. Los ingredientes utilizados son las ensaimadas, huevos, leche, azucar, limón, canela y mantequilla. Todo esto se mezclan y se echan en una "greixonera" o cazuela de barro plana. En un horno a temperatura moderada se cuece durante media hora. Antes de desmontarlo hay que dejar que se enfríe; después se espolvorea con canela en polvo.
Gastronomia Típica Variada
      Los ibicencos, sienten una auténtica devoción por los productos frescos y naturales. Antiguamente, las casas de campo se autoabastecian con su propia huerta, sus árboles frutales y su granja de animales y todavía existen muchos hogares que mantienen esta tradición.

     También, el mar, proporciona un surtido fabuloso de pescados y mariscos, que se pueden degustar nada más salir del mar. Y los bosques ofrecen deliciosos revollones que proliferan bajo la pinocha de los pinos o los espárragos que crecen por los laterales de las "feixas".

      El recetario ibicenco es rico en arroces, platos con ave o cordero, guisos, pescados horneados, repostería…En Ibiza se elaboran hoy en día numerosos productos gastronómicos como aceites de oliva virgen extra, vinos blancos y tintos, licor de hierbas, quesos, embutidos, mermeladas, miel… y aqui os detallamos la mayoria de ellos:
     Panades i robiols: Las "panades" son pastas de masa sin levadura con forma de caja cilíndrica y con cubrimiento hecho de la misma masa. El relleno puede ser de carne, pescado o guisantes, aunque las más típicas son las elaboradas con carne de cordero, que en los días de Pascua es más sabrosa. Las "panades" de pescado eran más típicas de la Cuaresma. Los "robiols" son piezas de pasta de harina fina pastada con aceite, manteca y huevo, de forma semicircular y rellenas de confitura, requesón, crema o cabello de ángel. Se consumen por Pascua ya que según la tradición cristiana no se puede comer carne los últimos dias de la Cuaresma.
     Panellets: Cada primero de noviembre, día de Todos los Santos, las familias se reúnen para rendir culto a sus antepasados visitándolos en el cementerio, adornando sus lápidas con flores y degustando los postres típicos de tan señalada fecha. Los "panellets" son un producto de repostería realizado con almendra, azúcar y huevo y de gran consumo en las fechas próximas a Todos los Santos. Su masa es un mazapán al que se le añaden diferentes frutos secos (piñones, rayadura de coco, cobertura de chocolate...) que generan diversas formas y sabores.  
     La sobrasada se ha convertido en una de las señas de identidad de Ibiza. Nace de la necesidad de conservar la carne del cerdo y ss sin duda el producto más apreciado de las matanzas. Para hacer la sobrasada se elige la carne de mejor calidad, se corta, se le añade un poco de tocino (xulla) y se pica todo para que pueda mezclarse bien con el pimentón dulce, pimentón picante al gusto y sal. Despúes se mete toda la mezcla en los intestinos, previa limpieza de ellos, y se cuelgan para que empiece su transformación: pierden humedad, la masa se condensa y gana en aroma, sabor y color rojo. Pasado cierto tiempo ya tienen su aspecto característico y ya puede ser consumido. (Elemento rojo de la imagen)
El "butifarró" es otro producto que se elabora en las matanzas, estas se hacen con las partes llamadas sanguinosas: el corazón, la papada, el hígado, y la sangre. El proceso es similar al de la sobrasada: se pica, se adereza con varias especies y se embute en el intestino de cerdo. (Elemento negro de la imagen)
       Coca de Pebrera: La coca es una forma de preparar platos con mucha tradición en todo el Mediterráneo. Se invento para aprovechar la masa de pan que no se había hinchado. En vez de desechar esta masa, se cocían plana. Esta compuesta principalmente de pimiento rojo, tomate, cebolla y ajo. Con todo esto y un chorro de aceite de oliva se cuece al horno.  
       La miel Ibicenca tiene una calidad excelente, por la flora variada del mediterráneo y de la isla en particular, con mucha presencia de romero, alfalfa, tomillo, lavanda, naranjos... con una tradición milenaria y unas características fisicas, quimicas y organolépticas (sabor, textura, olor y color) dependiendo del tipo de miel. Una miel con todas las propiedades de la flora de la isla.